divendres, 24 de juliol de 2015

¿CUANDO ES MEJOR COMER?

En el tema alimentación suelen haber dos grandes dudas:

  • Qué comer
  • Cuando comer
De lo primero es lógico tener dudas, pero de lo segundo muchos ignoran lo importante que realmente es. 
Todos conocemos el dicho, "desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre".
Se parte de la creencia de que hay que comer bien a primera hora de la mañana para que así tengamos energía durante el día. Y por la noche, como ya no haremos nada de esfuerzo, mejor comer poco.
Parece que tiene sentido, pero si nos observamos un poco desde el punto de vista evolutivo y biológico, veremos que la cosa puede ser totalmente distinta. La gente que siga la paleodieta bien sea para adelgazar o simplemente para estar en forma, seguro que todo esto les sonará:
  • ¿Para qué comemos? ¿para tener energía por lo que tenemos por delante o comemos para regenerar lo que acabamos de gastar? ¿La cosa cambia verdad?
  • ¿Desayuno fuerte para así tener energía durante la mañana o ceno fuerte para así recuperar del esfuerzo del día?
Alguno seguro que empezará a ver por dónde van los tiros.
¿Qué hacen los animales? Cuando tienen hambre, se levantan y cazan. O sea, primero hacen y luego comen. Comen después de hacer el esfuerzo. Así pues, la idea de comer es para regenerar lo gastado. Cazo, como y luego con esa energía que ingiero, regenero lo quemado y voy tirando hasta que tenga hambre, momento en el cual me moveré para comer. Y la comida será la recompensa que me ayudará a regenerar lo que habré gastado producto del movimiento invertido en ir a buscar/cazar la comida.

Filosofía paleolítica.
Hoy día, una persona normal, se levanta, va a trabajar, hace deporte, juega con los niños, pasea, queda con los amigos...y por la noche llega a casa. Cansado, se tira en el sofá y mira la tv. Pues es en ese momento en el que su cuerpo le pide comida. Su cuerpo le pide gasolina para regenerar y recuperar de todo el desgaste del día. Hay que cenar bien, cenar nutritivo. Ojo, eso no significa que haya que comer mucha cantidad. Simplemente hablamos de comer nutritivo. Cenar una sola manzana no es cenar nutritivo. Cenar una hoja de lechuga tampoco. En cambio, cenar una verdura, un poco de pescado, un huevo duro, sí que formaría parte de una cena nutritiva. Y es lo que el cuerpo necesita para que, cuando durmamos, se vaya regenerando y recuperando de lo gastado. Recuperaremos, descansaremos bien, dormiremos aún mejor y nos levantaremos con buen ánimo y con energía (cosa muy importante).

Entonces, ¿hay que desayunar fuerte? Seguramente muchos me diréis que os levantáis sin hambre. Si cenáis bien, como os decimos, veréis que realmente no hay hambre por la mañana. Habéis cenado bien, el cuerpo se ha recompuesto, habéis descanso muy bien y os levantáis con energía.
Solo queda moveros: ir al trabajo, entrenar... gastar, gastar y gastar. Hasta que el cuerpo os pida comida. Momento en el cual le daremos de comer para recuperar lo perdido en esas horas.

¿Si?
El concepto es justo al revés de lo que nos hacen creer:
  • Tenemos que comer para recuperar lo perdido y no para prepararnos para lo que vendrá.
  • Ya nos levantamos con energía, no hace falta desayunar mucho. Incluso es un buen momento para alargar el ayuno nocturno unas horas más. 
  • Cenar nutritivamente con el objetivo de regenerar lo quemado durante el día, será esencial.

Cap comentari :

Publica un comentari