dimarts, 30 de juliol de 2013

CONSEJOS PARA CONTROLAR LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL



Cuando el médico te diagnostica hipertensión arterial, tú puedes hacer algo más por rebajarla que limitar el consumo de sal de tu alimentación. La hipertensión implica mucho más que eso. De hecho, consiste en la resistencia que ponen las arterias al flujo normal de la sangre impulsada por el corazón. En este proceso fisiológico influyen factores genéticos, otros problemas de salud, la edad, la alimentación...Lo que sí puedes hacer es poner en práctica las siguientes 10 pautas. Con ellas conseguirás acercarte al ideal propuesto por los especialistas: que tu tensión no suba de 140-90 mm/Hg (14 de máxima y 9 de mínima, para entendernos).
Cuando las cifras de tensión arterial se disparan, corres el riesgo de que tu corazón o tu cerebro paguen los platos rotos (en forma de infarto o de ictus). Pero siguiendo unas sencillas medidas, no resulta difícil controlar la hipertensión. A continuación enumeramos 10 de ellas.


  • Reduce la sal en la comida. No es un tópico gratuito. La sal, por su contenido en sodio, puede elevar las cifras de tensión arterial. Se calcula que el consumo medio de sal de una persona por día es de 10-15 g, cuando lo aconsejable, en casos de hipertensión, es que no supere los 5-6 g. Así que sustitúyela por especias y evita los alimentos ricos en sodio.
  • No te pases con es peso. La obesidad es un factor de riesgo. Los expertos consideran que una reducción de 4 o 5 kilos es suficiente para hacer descender las cifras a niveles razonables. para ello, disminuye la ingesta de calorías diarias y de grasas saturadas en tu dieta.
  • Hazte controles periódicos. No hace falta que te obsesiones, pero sí es conveniente que cada año te sometas al juicio del tensiómetro. Esto es más necesario a partir de los 50 años, ya que la edad es un factor de riesgo para la hipertensión.
  • No dejes el tratamiento. Desengáñate: para la hipertensión no hay ningún remedio definitivo. Es una enfermedad crónica que necesita ser controlada de por vida. Por ello,cuando el médico te prescriba el tratamiento, no te desesperes por tener que cumplirlo siempre, y no lo abandones.
  • Haz deporte con frecuencia. El ejercicio practicado regularmente hace descender la tensión por varias razones: produce un efecto de vasodilatación (disminuyendo la presión que ejercen las arterias) y mejora el metabolismo de las grasas (implicadas en la hipertensión). Por ello, los expertos aconsejan realizar deporte aeróbico (nadar, correr, montar en bici) en sesiones de 30 minutos, dos o tres veces por semana.
  • Usa tu propio tensiómetro... Si adquieres la sana costumbre de medirte la tensión, ¿por qué no te haces con un buen tensiómetro y controlas tí mismo las cifras? Automedirse la tensión ofrece datos más fiables que si lo haces en el médico, pues evitas el llamado síndrome de la bata blanca: muchas personas ven cómo se elevan sus cifras por el simple hecho de ir al médico, se ponen nerviosas.
  • ...Siempre a la misma hora. La tensión arterial no refleja los mismos valores por la mañana que por la noche (es más elevad a primera hora del día), o si la mides nada más realizar ejercicio que si estás en reposo (el deporte aumenta los niveles tensionales). Por ello, lo mejor es tomarse la tensión siempre a la misma hora del día y en las mismas condiciones ambientales.
  • Deja ¡ya! el tabaco. No sólo es por daño cardiovascular que producen los cigarrillos. Es que la nicotina ejerce un efecto presor agudo, agravando el problema de la presión de las arterias. En la media hora que sigue al consumo de un cigarrillo las cifras de la presión arterial se elevan.
  • Grasas y azúcar, lo justo. Un problema añadido de diabetes o de exceso de grasas en la sangre (sobre todo si son saturadas, presentes en los alimentos de origen animal) hace necesario que el hipertenso siga una dieta para reducir azícar o grasas, ya que estos factores afectan a la presión arterial.
  • Lee bien los prospectos. Algunos medicamentos para tratar enfermedades crónicas ejercen un efecto presor sobre las arterias. Es el caso de antiinflamatorios, esteroides, anticonceptivos orales y simpaticomiméticos. Lee bien los prospectos de los fármacos que tomas si eres hipertenso.

Cap comentari :

Publica un comentari